¿Cuándo debo preocuparme de mi salud reproductiva?

Solemos preocuparnos por cuidar la dieta, comer saludablemente para evitar enfermedades como el temido cáncer, realizar deporte para tener una mejor movilidad, estar atentos de tener una buena salud cardiovascular…; sin embargo en general no pensamos en la importancia de tener una buena salud reproductiva hasta que llega el momento en que tomamos la decisión de formar una familia.

Sin duda el mejor consejo es la realización periódica de chequeos ginecológicos en edad reproductiva, y solicitar información y asesoramiento respecto a planificación familiar en función de tus circunstancias personales. Si tu edad roza los 35 años debes consultar con tu ginecólogo sobre la posibilidad de congelar óvulos mediante el proceso de vitrificación que conserva la fertilidad de tus óvulos con garantías que se aproximan al 100%.

Otra de las cuestiones a tener en cuenta pasados los 30 años es la evaluación de tu reserva ovárica, es decir la capacidad que tienes de producir óvulos de calidad. Para ello es necesario solicitar una ecografía transvaginal. Con el resultado obtenido, y en función de tus proyectos, podrás programar tu maternidad o preservar tu fertilidad si decides postergar el momento de ser madre con avanzados tratamientos que la Medicina Reproductiva te ofrece.

La edad ideal para mantener en el tiempo la fertilidad de tus óvulos es vitrificarlos, es decir congelarlos a una velocidad ultrarrápida en nitrógeno líquido, con lo que se consigue que no pierdan su calidad. Este es el mejor consejo para las mujeres que quieren alcanzar logros profesionales y metas económicas sin renunciar a ser madres y formar una familia en un futuro.
Esta es también la mejor opción para mujeres que siendo jóvenes han de someterse a algún tipo de tratamiento que pueda comprometer su fertilidad. Mantener sus óvulos congelados les ofrece la esperanza de seguir adelante con su proyecto de vida familiar una vez superada la enfermedad.

Si vas a alcanzar los 40 años y quieres ser madre no te demores más. A esta edad el riesgo de no conseguir el embarazo es más elevado y las posibilidades particulares dependerán de la salud de la mujer. Por otra parte, en el caso de que se consiga existen mayores probabilidades de que se detenga antes de los 3 meses o que el bebé presente alguna malformación; aunque logrado el embarazo, hoy en día disponemos de estudios que pueden confirmar el estado del futuro bebé a partir de la semana 9-10 de embarazo.

Muchas de las mujeres que no vitrifican sus óvulos, serán las que mañana deban recurrir a técnicas de fertilización asistida, algunas inclusive a la ovodonación, actualmente la técnica más eficaz de reproducción asistida que se realiza con óvulos donados de forma anónima y facilita la maternidad a una mujer que no puede tener hijos con sus propios óvulos.

¡En la UR Ciudad de México fomentamos la vida!

Los profesionales de la Unidad de Reproducción Ciudad de México te informan y asesoran sobre el tratamiento más adecuado para tu situación. Te ofrecemos atención personalizada con la máxima comodidad, tranquilidad y confianza.

Puedes encontrarnos en los teléfonos +52 5524 1319 y +52 5524 0956 o rellenando el formulario de contacto de nuestra web