Microinyección espermática (ICSI)

ICSI proviene de las siglas en inglés intracytoplasmic sperm injection, que significa inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

Esta técnica consiste en elegir un espermatozoide con buena movilidad y aspirarlo en el interior de una aguja de microinyección para posteriormente introducirlo en el interior de un óvulo.

De esta manera, se busca asegurar que se produzca la unión de los gametos femenino y masculino, es decir, la fecundación.

En la fecundación in vitro primero se obtienen los gametos masculino y femenino; los óvulos son fecundados en el laboratorio y los preembriones viables así obtenidos son transferidos al útero para que continúen su desarrollo.

Los ovocitos se obtendrán por punción folicular guiada por ecografía, que se realizará bajo sedación general y durará entre 15 y 20 minutos.

Tras solicitar la muestra de semen del paciente, esta será preparada (capacitación) en el laboratorio, para, posteriormente inseminar los ovocitos. Si la inseminación se realiza poniendo en contacto los espermatozoides capacitados con los ovocitos se denomina Fecundación in vitro (F.I.V.). Si por el contrario un espermatozoide es inyectado en el interior de cada ovocito se denominará Microinyección espermática(I.C.S.I.). Este último procedimiento citado se realizará cuando exista una mala calidad o escasez de espermatozoides u ovocitos; también se utilizará cuando tengamos que recurrir a la obtención de espermatozoides testiculares para la fecundación.

El control del proceso de fecundación se realizará en las horas siguientes y generalmente cuando han transcurrido 20 horas desde la punción de los folículos ya se puede informar a la pareja del número de ovocitos fecundados (cigotos) obtenidos.

Transcurridas unas 68 horas desde la punción folicular los preembriones serán transferidos al útero de la paciente.

¿Más info?

Puedes llamarnos a los telefonos +52 (55) 241 319 y +52 (55) 240 956 o también puedes escribirnos utilizando nuestro formulario de contacto