La edad sí influye para ser madre

El retraso de la maternidad aboca a mujeres y parejas a recurrir a tratamientos de fertilidad.

El estrés y los hábitos de vida son otros de los factores que afectan negativamente a la concepción.

retraso-de-la-maternidad_fertilidad_ur-ciudad-de-mexico_web-2016La sociedad actual en la que nos encontramos inmersos favorece el aumento de problemas en la reproducción humana. Aunque la infertilidad afecta de igual manera a hombres y mujeres, la edad de la fertilidad femenina tiene un impacto trascendental en el proceso de reproducción humana.

En las mujeres, la fertilidad empieza a reducirse a los 30 años, después de haber alcanzado su pico entre los 20-25 años. El 25% de mujeres con edades comprendidas entre los 35 y los 39 años tiene un problema de concepción, mientras que a los 40 años se eleva al 34%.

A diferencia de la mujer, cuya producción ovárica es limitada, los hombres siguen produciendo esperma durante toda su vida. Técnicamente, no hay un límite de edad para la fertilidad masculina, sin embargo la calidad del esperma disminuye con el avance de la edad. En efecto, los espermatozoides producidos por los varones mayores de 50 años tienen una menor movilidad, por lo que es muy probable que serán afectados por enfermedades genéticas y apenas puedan fertilizar los óvulos.

Otros aspectos que influyen muy negativamente en la fertilidad son los hábitos de vida y el estrés. No solo el alcohol, el tabaco, las drogas o la alimentación, sino también el estar expuesto a contaminantes ambientales. ur-ciudad-de-mexico_tratamientos-fertilidad_doctor-juan-carlos-hinojosa_web-2016

En este sentido, los especialistas que coordinan la Unidad de Reproducción Ciudad de México, los doctores Saúl Vital, Juan Carlos Hinojosa y Jose López Gálvez coinciden en afirmar que “hay tres factores muy importantes y nocivos: el sedentarismo, que lleva consigo el sobrepeso, el vernos desbordados por nuestro propio ritmo de vida, y la edad avanzada de la mujer para iniciar su proyecto de ser madre”.

Según explican los expertos, los cambios sociales evidencian la necesidad de tratamientos de reproducción asistida, no solo para parejas que llevan tiempo buscando sin éxito descendencia, sino para atender la creciente demanda de otros perfiles como son mujeres solas o cuya pareja es una mujer, que ha de recurrir a un banco de semen, las que deciden vitrificar sus óvulos para postergar su maternidad o pacientes jóvenes que han de recibir un tratamiento farmacológico agresivo como es una quimioterapia.

Asimismo, indican los responsables de la Unidad de Reproducción Ciudad de México, “también acuden a técnicas de reproducción asistida parejas conocedoras de que padecen o son portadoras de una enfermedad que pueden transmitir genéticamente a su descendencia, a menos que se realicen en sus embriones técnicas de diagnóstico genético preimplantacional que permitan seleccionar aquellos embriones que estén libres de enfermedad”.

Puedes encontrarnos en:
UR Ciudad de México
Avda. Río Mixcoac, 274 - Planta Baja
Acacias, 03240
Ciudad de México, D.F