La malformaciones uterinas son una frecuente causa de infertilidad que afecta hasta a un 35% de mujeres

Los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos aumentan las tasas de éxito de embarazo natural o por técnicas de reproducción asistida en la mayoría de los casos

El útero, junto con los ovarios, es el órgano más importante en el aparato reproductor de la mujer, ya que es el encargado de mantener la gestación del bebé. Por esta circunstancia es importante informar de que las malformaciones uterinas son alteraciones muy frecuentes que causan infertilidad dificultando la concepción.

Entre el 30 a 35% de las mujeres años presentan estas tumoraciones y frecuentemente son asintomáticos, pero pueden causar alteración del sangrando menstrual con incremento del mismo y complicar el embarazo y el parto. Los posibles tumores que se pueden encontrar en el útero suelen tener naturaleza benigna.

Los más comunes son los miomas, tumores que se forman en la capa muscular del útero: el miometrio; la adenomiosis, invasión de tejido endometrial hacia el interior del miometrio, o los pólipos uterinos, tejido endometrial que sobresale en la cavidad uterina e impide la correcta implantación del embrión en el útero. Asimismo también influyen negativamente en la concepción las sinequias, adherencias o lesiones en las paredes del útero que ocasionan una alteración de su morfología (raspado o legrado, hemorragia después de cesárea o parto natural, miomectomía o extirpación de un mioma o endometritis infecciosa)

La doctora Yanet Huerta, ginecóloga de la Unidad de Reproducción Ciudad de México, indica existen diferentes tipos de miomas en función de su localización: suberosos, intramurales y submucosos que alteran tanto la fertilidad como el resultado de una fecundación in vitro, particularmente los de componente submucoso, que pueden deformar la cavidad uterina, y eventualmente los intratramurales.

La especialista explica que estas alteraciones uterinas pueden identificarse con la realización de diferentes estudios: ultrasonido, histerosalpingografía o hidrosonografía. El ultrasonido endovaginal es la herramienta más utilizada y para obtener la mejor imagen es importante considerar el transductor endovaginal”.

Tratamientos para mejorar el pronóstico reproductivo

La doctora Huerta asegura que ante un caso de infertilidad por factor uterino lo primero es valorar las probabilidades de recuperar la fertilidad con algún tratamiento farmacológico o quirúrgico. Pero en el caso de no ser efectivos ni medicamentos ni operación, la mujer o la pareja tendrán que recurrir a un tratamiento de reproducción asistida para intentar tener descendencia.

“En la mayoría de casos, una vez ha sido eliminada la patología uterina con una operación quirúrgica, la tasa de éxito para conseguir el embarazo se ve aumentada tanto de manera natural como por técnicas de reproducción asistida”, asegura la ginecóloga.