El doctor Hinojosa advierte de las complicaciones médicas del sobrepeso y la obesidad para la embarazada y para su bebé

El director médico de la UR Ciudad de México, recomienda a estas mujeres una consulta pre concepcional para identificar los factores de riesgo y bajar de peso antes de la gestación

El sobrepeso y la obesidad en México y el mundo se han incrementado notablemente en los últimos años y su influencia negativa en la salud de las mujeres y en su fertilidad es plenamente reconocida.

“Las mujeres con sobrepeso y obesidad tienen afectación en su función ovulatoria y cuando son tratadas para corregir esta disfunción la respuesta del ovario a los fármacos administrados no es la misma que en mujeres con índice de masa corporal normal”, explica el doctor Juan Carlos Hinojosa, director médico de la Unidad de Reproducción Ciudad de México.

El especialista indica que la obesidad también afecta a otras funciones endocrinas y favorece el desarrollo de resistencia a la insulina y diabetes tanto antes del embarazo como durante el mismo, sobre todo en mujeres con Síndrome de Ovario Poliquístico, es decir, “ya embarazada una mujer obesa tiene mayor riesgo de desarrollar Diabetes Gestacional así como otras complicaciones como la elevación de la presión arterial conocida como preeclampsia; complicaciones médicas del embarazo que pueden afectar también el desarrollo del bebé”.

El doctor Hinojosa advierte que en una mujer con obesidad o sobrepeso es técnicamente más difícil realizar procedimientos invasivos o quirúrgicos, por lo que de ameritar una endoscopia para determinar su estatus reproductivo anatómico incrementa el riesgo de posibles complicaciones. Esto es real también para el momento de la resolución del embarazo, ya sea por parto o cesárea ya que el riesgo de infección y hemorragia se incrementan.

Todas estas razones nos llevan a recomendar que “antes del embarazo o de ser incluida en programas de estudio o tratamientos pro fertilidad, las mujeres con obesidad o sobrepeso realicen una consulta pre concepcional para identificar algún factor de riesgo que pudiera complicar su embarazo, y por supuesto que lleguen a este con un peso ideal que incremente su probabilidad de respuesta y disminuya los riesgos durante el tratamiento, el embarazo y al nacimiento”, aconseja Hinojosa.